LA HISTORIA SIN LIMITES!!!!

Filosofia

 

Cita vamos el concepto de lo barroco en el amplio sentido expansivo con que ahora tienden a penetrar en la historia General de la cultura estas calificaciones nacidas en el campo del historia del arte, habremos de advertir y como estas ideas que tratamos de desentrañar alienta en el fondo de toda una época para el aquella suele a veces aceptarse esta denominación de barroca. Se ha hablado de Spinoza como del filósofo representante de su tiempo; en todo caso, el autor de la Ethica, como Rembrandt en la pintura, son un mundo aparte y, en cierto modo, contrapuesto, como el propio Weisbach dice, al citar en su prefacio al maestro de Leyde, del barroco que en este libro se estudia. El filósofo verdaderamente representativo de la época barroca que es, sin duda,Leibniz su sistema que representa una reacción contra el mecanicismo de descartes, le lleva a la concepción de esas unidades de energía que son las monadas. El alma humana es una moneda, monadas que siempre y por necesidad, diferente de otra cualquiera otra, esta es la peculiaridad, el carácter de únicum del alma del hombre, que es como racional, espíritu, es decir, imagen de la divinidad y capas, por ello de entrar en relación con Dios. Leibniz, filósofo , que desde su adolescencia sintió la preocupación filosófica por el principio de individuación, poseyó, pues, la cual accesibilidad por la salvación filosófica del individuo, de lino modo que los pintores barrocos, y especialmente los españoles sentía la necesidad de la salvación en el arte del únicum humano. Pero este realismo sólo se destine, en estos pintores, como en Leibniz, por una apetencia, nacida en los artistas o en los misticos de una existencia numinosa, y en el filósofo, de una reflexión racional.

En un pasaje de amargas y desilusionada grandeza, Shopenhauer aludió, el lugar comentado por Nietzche en su origen de la tragedia, a ese sentimiento radical, que los españoles de la contrarreforma era fuente de fe y de tensión ascética, anhelante voluntad de creer en Unamuno y desesperanzada soledad en el auto del mundo como voluntad y representación; como un pescador en su barquilla, tranquilo y confiado sobre frágil embarcación en medio de un agitado Mar ,que sin obstáculos ni límites, levanté y abate rugiente es montañas de olas espumeantes, el hombre individual, rodeado de un mundo de dolores, permanece impasible y reposado, apoyado uno con serenidad en el principium individuationis. No está de más recordar que para Nietzche es lo apolíneo lo que supone la divinización de lo individual y que el impulso vaquico de fusión con la naturaleza persigue como fin último la destrucción de ese principium individuationis. Es cierto que el renacimiento  y el humanismo llevan concibo una sublimación de ello, en el sentido de su emancipación de la moral y la disciplina cristiana medieval, en el cultivo de lo heroico en cuanto arquetipo que imitar.

© 2011 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode