LA HISTORIA SIN LIMITES!!!!

LO NUMINOSO EN EL ARTE BARROCO:

 Para los hombres del periodo histórico de la reforma y la contrarreforma el problema religioso se antepone a todos los demás. La revolución religiosa agita a todos los espíritus; política y pensamiento, doctrina y conducta, moral de la fe y el destino eterno del hombre.

El arte tiene que reflejar esta intensa conmoción espiritual. Aunque, como creía Bréhier, la iconografía no hubiese experimentado los efectos de esta agitación religiosa.

Es decir, injertan lo que los artistas llaman el natural en una concepción arquetípica, platónica, de la forma humana. Belleza, alejamiento, distinción, esas son sus notas características.

Es Rafael el artista más representativo del pleno renacimiento, y su obra significativa, en cierto modo, el punto máximo de la curva en ese intento de racionalización plástica del arte religioso.

Si Tiziano, que, como toda la escuela veneciana en su mejor momento, es uno de los pintores más expresivos del renacimiento, en lo que este tiene de gozosa entrega en algunas de sus obras religiosas con mayor adecuación al tema que otros artistas italianos de su tiempo, esto se debe, sin duda a su menor esclavitud respecto del bello ideal del arquetipo y a su mayor entrega al natural.

Miguel Ángel remata el crescendo de toda una obra enlazando en el juicio final de la Sixtina los 2 polos del renacimiento y del barroco. Por su parte Tintoretto debe ser incluido en las avanzadas del barroco, Miguel ángel o en Tintoretto es como un trueno lejano en un cielo preñado de nubes.

Pues lo que define a la contrarreforma y al arte que inspira es para decirlo con la expresión que emplea Rudlof Otto, en su estudio sobre Lo Santo, el espíritu numinoso, es decir, el sentimiento y la emoción primaria de lo divino, como algo por encima de toda racionalidad.

El neoclásico, que vulgarizo una gramática de formas empachadas de pedagogismo, es un arte sabio y “científico”.

Tiziano

© 2011 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode